Quinto Penalti #3: Gorka

gorka larrea

La primera entrevista concedida por un futbolista en activo a Quinto Penalti no podía ser más distante. Gorka Larrea García (San Sebastián, 1984) vive en Indianápolis, capital del Estado estadounidense de Indiana, y suya es la camiseta con el dorsal 33 del Indy Eleven, club que milita en la North America Soccer League (NASL), el segundo peldaño del fútbol de los Estados Unidos.

A Gorka Larrea lo acompaña un expediente que incluye a varios clubs de Primera y Segunda División. Se formó en la Real Sociedad, en cuyo primer equipo jugó sus primeros minutos en lo más alto del fútbol español. De ahí pasó a disciplinas como Almería, Levante y Numancia, y fue entonces, en 2014, cuando se decidió a ‘cruzar el charco’ y enrolarse en el Montreal Impact de la Major League Soccer (MLS) estadounidense. Asimismo, acumula un puñado de partidos en las categorías inferiores de la Selección española.

Si alguien se figura a un futbolista como a una persona parca en comunicación interpersonal, Larrea es el ejemplo perfecto para hacer añicos su hipótesis. Ferviente lector y escritor, el donostiarra se descubre al mundo como un tipo con una personalidad desenfadada y comunicativa a la vez. Esta entrevista da buen ejemplo de ello.

Como conocedor directo de la MLS y la NASL, ¿cómo valora el nivel deportivo del fútbol estadounidense?

La MLS y la NASL son dos ligas muy emergentes. Por supuesto que no están al nivel europeo, pero están asentando bases y como suelo decir, jugando con las luces largas del coche de su proyecto. Nosotros estamos acostumbrados a ser reactivos, a reaccionar, a las luces cortas; ellos a largo plazo no tienen ninguna prisa, están invirtiendo mucho en academias y ven el fútbol (soccer, como es llamado aquí, porque en tema de marcas y patentes se les adelantó el fútbol americano) como el deporte a largo plazo.

Los Estados Unidos son una potencia mundial, y también lo son en deporte, así que quieren conquistar también el fútbol. No tienen ninguna prisa y lo quieren hacer bien. La NASL y la MLS son dos ligas en las que cualquier jugador español se encontraría a gusto y de hecho, me llaman un montón de compañeros. Son dos torneos muy cotizados: están a precio de percebe, todo el mundo quiere venir aquí y no es fácil, porque son muy golosos y aquí se vive muy bien.

“En Estados Unidos no tienen ninguna prisa con su proyecto de fútbol, es como si usasen las luces largas del coche”

En estos últimos meses, el fútbol chino está acaparando la atención mediática por las altísimas cifras económicas que se manejan. ¿Qué diferencias cree que tiene con el fútbol en los Estados Unidos?

Creo que el fútbol chino es completamente diferente. Allí se manejan cantidades económicas muy importantes, pero lo que veo ahí es quizás más una ‘burbuja inmobiliaria futbolística’, algo muy puntual. Es cierto que se está invirtiendo mucho dinero en Asia, pero no veo una cultura de fútbol detrás. Al final todo requiere tiempo, y esa cultura también necesita su proceso de generación, pero veo aquello como un tema más temporal. En cambio, entiendo que en los Estados Unidos que quieren hacerlo poco a poco; de hecho, a nivel salarial existen unos límites, lo que me hace pensar que es un proceso diferente.

Define a las ligas norteamericanas como muy atractivas para un jugador. ¿Cuáles son esos atractivos?

Tiene muchos alicientes. Como decía, es un país goloso, atractivo, donde la calidad de vida es muy buena. Los Estados Unidos son una nación muy desarrollada a nivel tecnológico y de bienestar, muy por delante de otros países e incluso de Europa. Leí el año pasado un libro de Enric González que decía que “cuando en Nueva York eran las tres de la tarde, en Europa son las nueve de diez años antes”. Internet ahora ha llegado a prácticamente todos los rincones del planeta y las distancias ya no son tan grandes, pero sí que es verdad que están un peldaño por delante y en este caso la calidad de vida es muy buena.

Viajamos a Miami, viajamos a Nueva York… el jugador se siente muy bien. Hay mucho respeto hacia el deporte en este país, las condiciones son muy buenas y el márketing que hay alrededor hace que se sienta muy importante y perciba mucho reconocimiento y respeto. Y a nivel deportivo, hay muy buenas instalaciones y el propio nivel futbolístico de la liga también está creciendo mucho; entonces, va todo de la mano.

¿Qué le falta al soccer para consolidarse como un deporte de masas en los EEUU?

Le falta tiempo. Leí una frase de Warren Buffett que decía que “nueve mujeres no hacen un bebé en un mes”. Todo requiere su tiempo, paso a paso, pase lo que pase y le pese a quien le pese. Hay que tener en cuenta que el Indy Eleven tiene tres años de historia, cuando estamos hablando de equipos centenarios en España. Es como si ahora mismo se apuesta por el fútbol americano en España y queremos una liga que compita con la Superbowl, sería imposible por mucho dinero que tengas, cada cosa requiere su tiempo. Sucede también cuando quieres calentar algo y usas el microondas: lo calientas, pero no es lo mismo que hacerlo a fuego lento en la vitrocerámica.

“En diez o quince años, la MLS estará entre las mejores ligas del mundo”

Hace falta tiempo, pero yo creo que en diez-quince años la MLS podrá estar entre las mejores ligas del mundo porque no va a necesitar cien años como en Europa. Los norteamericanos son muy inteligentes y tienen las bases para hacerlo de una manera bastante más rápida.

El Indy Eleven es un equipo de reciente creación. ¿Qué nos puedes contar sobre el proyecto? ¿Se baraja competir algún día en la MLS?

Como decía, el Indy Eleven es un club que tiene tres años de historia y que quiere aspirar a jugar en la MLS. Uno de los requisitos para jugar esta liga es tener un estadio propio y con unas ciertas características. Creo que nuestro presidente tiene suficiente capacidad económica como para comprar una plaza en la MLS, a pesar de que para ello se necesitan cien millones de dólares, muchísimo dinero. Aunque si ahora no tiene tanto, sí que aspira a hacerlo.

Además, Indianápolis es una ciudad donde el fútbol está atrayendo a mucha gente y es donde más aficionados acuden a ver la NASL, algo que por tanto resulta muy llamativo para la MLS. La ciudad se localiza en una zona donde dos equipos de esta liga, el Chicago Fire y el Columbus Crew, se encuentran a unas dos horas de distancia, así que faltaría un tercer equipo que sirviese para crear unos derbis que ayuden a crecer la MLS. Se podría decir, por tanto, que el Indy Eleven aspira a jugar entre los mejores clubs norteamericanos, pero honestamente no lo veo a corto plazo.

¿Cómo es el formato de competición de la NASL?

Es una liga que se divide en dos, según la época del año: hay una primera liga que se llama Spring Season, que termina este mes y donde todavía nos falta un partido para terminar, y una segunda llamada Fall Season. Los respectivos campeones de la Spring y la Fall Season junto con los otros dos mejores equipos juegan un playoff de semifinal y final que decide quién se lleva el título.

La MLS está dividida geográficamente en una Conferencia Este y otra Oeste, pero por el contrario, todos los equipos de la NASL juegan entre ellos. Esto se debe al escaso número de equipos que hay por el momento, once, aunque a partir de la próxima Fall Season se va a unir uno más, Puerto Rico FC.

El mejor equipo es New York Cosmos, que de hecho va de primero, aunque ya jugó todos sus partidos. Son un equipo muy estable, pero en la última jornada perdieron 2-1 contra los Fort Lauderdale Strikers, de Florida. De este modo, aún tenemos opciones de ganar la Spring Season si marcamos el suficiente número de goles, y vamos a pelear para intentar ganar. Terminaremos la liga el sábado 11, jugando en casa contra los Carolina Railhawks.

En sus perfiles de las redes sociales se describe como un “Mediocampista trotón de pase corto y mucho kilometraje”. ¿Es usted un nómada del balón?

Me gusta esa definición porque me presenta bastante bien. He recorrido muchos kilómetros y ahora estoy recorriendo muchas millas en Estados Unidos, donde la vida es muy fácil. Me están cuidando bastante bien, yo diría que demasiado. Llegué al Indy Eleven falto de forma, pero me han ayudado mucho a recuperar el tono. Además, la vida en Indianápolis es muy tranquila y tengo mucho tiempo libre para leer y escribir, tiempo para mí, que es lo que me faltaba en España. Todo eso favorece al buen rendimiento y el equipo, en este caso, tiene buena sintonía, hay muy buenos compañeros y estoy disfrutando mucho.

Al principio tenía muchas dudas, porque físicamente no estaba bien y quería estar a buen nivel, pero con el paso del tiempo me he ido encontrando mucho mejor, y además el entrenador, Tim Hankinson, ha depositado una confianza en mí que yo considero excesiva. Me suelo quedar un ratito más después de los entrenamientos viendo vídeos y hablando de jugadores con él. Quiere que le ayude a seguir mejorando el equipo en todas sus facetas, porque la verdad es que como solo tiene tres años de historia, la organización del club hasta el momento no es muy completa y quiere mejorar algunas áreas, así que intento colaborar en lo que me sea posible.

Los mediocentros suelen ser jugadores más tácticos que participativos, lo cual no convierte su fútbol en vistoso. ¿Cree que es una demarcación que está infravalorada por el público en general?

Yo creo que sí está muy valorada dentro de los equipos, aunque a nivel de márketing y de floritura exterior igual no tanto. Pero el otro día ya se vio que Casemiro hizo un partido muy interesante en la final de la Champions League, y eso sí que se valora. Yo siempre digo que este es el trabajo más sencillo, lo difícil es crear.

“Es más divertido ser un futbolista ofensivo, pero como en todas las facetas de la vida, es necesario buscar el equilibrio”

Es normal que se valoren los goles, los pases de gol y la creación, pero es necesario también que haya ‘escuderos’ detrás haciendo el trabajo sucio de backstage que nadie parece querer hacer, pero que a mí me resulta entretenido. Físicamente no estoy tan bien como estaba hace unos años en España, y es por eso que estoy en esa posición más táctica, más de hacer coberturas, de estar bien posicionado en el campo, de intentar mantener un cierto orden y equilibrio en el equipo.

Pero reconozco que es más divertido atacar, no tengo ninguna duda, y casi diría que cuando lo hacía me lo pasaba incluso mejor. De hecho, cuando me encuentro físicamente mejor intento ir para adelante porque es lo que más me gusta y lo que un jugador más disfruta: hacer goles, llegar arriba… No obstante, es necesario buscar ese equilibrio, como en todas las facetas de la vida, y en este caso yo creo que sí se ha valorado a jugadores como Gattuso y se está haciendo lo propio con el trabajo de Casemiro.

¿Qué centrocampista ha sido su fuente de inspiración? ¿Quién le parece el mejor en la actualidad?

Muchos, me fijo en muchos jugadores de esa posición. En su día me fijaba mucho en Valery Karpin, a pesar de que él se escoraba más en banda derecha; me gustaba mucho Zidane, que yo creo que es mi jugador favorito de siempre junto con Romário; Andrés Iniesta también es un centrocampista que hace auténticas maravillas… Quizás el jugador en el que más me fijo es Xabi Alonso, sobre todo por cómo piensa antes de recibir, creo que es un superdotado en esta faceta: en esa posición a mí me parece el mejor. Pirlo también hace cosas geniales, y está ahora mismo en la MLS, con lo que puedo ver todos sus partidos y disfrutar mucho viéndole jugar.

Todos ellos son futbolistas que son capaces de pensar antes de recibir el balón lo que van  a hacer dos jugadas después, es decir, no solo el siguiente pase, sino los dos posteriores, y favorecer la participación del compañero. Esto es como estar leyendo un libro y ya pensar en lo que va a pasar en la siguiente página, ir anticipando todo. A nivel de centrocampista esto me parece algo genial, y yo me fijo sobre todo en los jugadores que son capaces de hacerlo.

La Real Sociedad es de los pocos equipos que mantiene todos los años a una buena cantidad de canteranos en su plantilla. Como producto de Zubieta que es, ¿cuál diría que es el secreto de las categorías inferiores del club?

Yo veo la mayoría de los partidos de la Real porque he jugado con casi todos los componentes de su plantilla y es casi más un tema de amistad y de colores que de otra cosa. Hay muy buenos jugadores ahora mismo en la Real Sociedad y lo están demostrando. Además, están nutriéndose mucho de la cantera, y esta es ejemplar. La metodología de trabajo que tiene la Real Sociedad es muy interesante y enriquecedora. Cualquiera que pudiera ir a verla va a disfrutar mucho porque es increíble.

“La Real Sociedad evalúa con datos el rendimiento de sus canteranos, no se usan criterios subjetivos para decidir”

Ese trabajo es el secreto: llegar antes que nadie e irse el último. Tuve la oportunidad de visitar Zubieta hace un par de años, porque vinieron tres equipos de la MLS a estudiar su metodología de trabajo, y todos comprobamos que no hay ‘magia’, todo es cuestión de trabajo. Me gustó porque después de cada entrenamiento de cada equipo de la cantera evalúan a cada jugador con diferentes puntuaciones, y al final de temporada no se decide el futuro de los chicos en función del criterio subjetivo que tiene un entrenador en un determinado momento en un nivel emocional, sino que tienen todo estrictamente detallado con números, con datos, con estadísticas… y ellos mismos hacen una valoración de qué jugador puede llegar a la siguente etapa o no. Todo esto se lo explican a sus padres, con pruebas y datos objetivos, y eso me pareció muy bueno. Tenerlo todo detallado me parece formidable, y está dando sus frutos además.

¿Cree que otros clubs no tiene paciencia con sus canteranos?

Muchos clubs no tienen paciencia por el tema de la inmediatez. El fútbol se ha convertido en un deporte de resultados, y es algo que yo entiendo que debemos cambiar entre todos. El negocio está prevalenciendo antes que el deporte y el juego, y esto es verdad que es un claro reflejo de la sociedad en la que estamos, donde todo lo queremos para ayer. Pero hay que intentar volver al origen, que es el juego, el disfrutar el proceso y el esfuerzo.

“El fútbol se ha convertido en un deporte de resultados, el negocio prevalece sobre el juego y el esfuerzo”

El resultado es importante, pero creo que es mucho más importante la manera en la que te desarrollas para ese resultado. Es decir, si tú haces un buen partido y creas oportunidades de gol, pero no ganas, no es ningún fracaso: fracasar es no haber hecho nada para ganarlo. Incluso a veces se gana sin merecerlo, o sea que muchas veces se pierde ganando y otras se gana perdiendo. Es un tema engañoso, porque queremos ganar a toda costa los tres puntos y vernos bien en la clasificación, pero yo entiendo que el proceso es más importante, y además el fútbol premia el proceso. Por mucho que veamos equipos que han ganado partidos sin merecerlo, estoy convencido de que al final, a la larga, se premia el trabajo, el esfuerzo y el buen proceso.

¿Qué valoración hace de los actuales canteranos que tiene la Real en su primer equipo?

Hay muy buenos canteranos en la Real Sociedad precisamente por esa metodología, no es cuestión de suerte. No es casualidad que en Guipúzcoa, que es la provincia más pequeña de España, salgan tantos buenos jugadores. No es solo un tema de materia prima ni de cualidades innatas, sino más de un proceso que se viene haciendo desde pequeños y que se está trabajando muy bien en todos los equipos y en el deporte guipuzcoano en general.

“No es casualidad que la provincia más pequeña de España tenga dos equipos en Primera y produzca grandes jugadores”

Hay clubs como el Antiguoko, que lleva años invirtiendo en chicos muy jóvenes y del que han salido jugadores como Xabi Alonso, Arteta, De Pedro, Aduriz, Iraola… Esto no es casualidad, esto es que están trabajando mucho y muy bien. Yo tuve la oportunidad de jugar con ellos y puedo decir que se trabaja muy bien. Que Guipúzcoa tenga dos equipos en Primera División es algo prácticamente inaudito, ya que casi no hay población como para tener dos equipos a ese nivel, y los tiene. Además, Euskadi va a tener este año cuatro equipos en Primera, con el ascenso del Alavés. Así que no creo en la ‘magia’, sino en el buen trabajo, y lo están haciendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s