Quinto Penalti #10: Toni

toni doblas

Las entrevistas de Quinto Penalti pasan por fin a los dos dígitos. El décimo protagonista de este espacio aúna la perspectiva de un periodista titulado y un futbolista profesional. Antonio Doblas Santana (Sevilla, 1980) defiende la portería del Delhi Dynamos indio años después de haberse convertido en un clásico del fútbol español por sus años en el Betis y el Zaragoza.

Su vida y su trayectoria dieron un cambio radical en 2013, cuando el meta de Bellavista tomó la decisión de probar suerte en el extranjero, en un club tan peculiar como difícil: el Khazar azerí. A partir de entonces, Doblas ha desarrollado un periplo tan variopinto que ha tenido paradas como el prestigioso Napoli, el HJK Helsinki –con el que logró un doblete Veikkausliiga-Suomen Cup inédito en un futbolista español– o dos clubs de Segunda B como el Cornellà y el Toledo.

Mientras tanto, el ya veterano ha ido cumpliendo su otro gran sueño, ser periodista. Así, Toni Doblas ha podido desarrollar una interesante perspectiva de las dos realidades del fútbol, jugador e informador, que complementada con sus vivencias en el fútbol nacional e internacional, lo convierten en el protagonista de esta genial conversación.

Pasado más de un año desde su fichaje por el Delhi Dynamos, ya es posible hacer un balance de su actual etapa en la India. ¿Qué tal está siendo esta experiencia?

Es mi segunda temporada en el club, aunque es cierto que la Indian Super League está formada solo por ocho equipos, lo que la reduce prácticamente a un mes de pretemporada y tres de competición. El año pasado, cuando terminó la liga aquí, tuve la suerte de jugar en el Toledo, donde estuvimos a punto de subir a Segunda. Y bueno, siempre que se repite la experiencia es porque la primera vez fue bien, mejor de lo esperado, y porque aquí encontré un lugar donde aparte de seguir disfrutando del fútbol desde dentro, estoy ayudando a muchos indios a aprender y crecer; somos unos modelos a seguir para ellos.

¿Existe en la India un concepto distinto al que se tiene del futbolista en un país como España?

Sí, porque  el futbolista en España o en Europa solo se dedica a entrenar y a llevar el tema del fútbol de una forma más impersonal: va a lo suyo, hay mucha competitividad… Aquí también la hay, pero tú aquí sabes que tienes que venir a enseñar, a tener paciencia, porque ellos aún no tienen el nivel que tenemos los europeos o los sudamericanos.

Poco a poco, está creciendo el fútbol en la India. Hay lugares como Goa o Kerala donde este fue muy importante en el pasado, pero de normal, el críquet es el deporte rey, el que tú ves jugar a los niños cuando vas por la calle.

“En la India encontré un lugar donde seguir disfrutando del fútbol desde dentro y ayudar a la gente a aprender y crecer”

¿Condiciona mucho al crecimiento del fútbol el vivir a la sombra del críquet?

Claro que condiciona, porque además de lo que ves paseando por la calle, entras en un bar y siempre hay críquet, porque sus partidos son eternos: los hay que duran cuatro días y se juegan ocho horas diarias… es una locura, yo siempre que enciendo la televisión hay críquet.

¿Qué expectativas hay depositadas en el Delhi Dynamos para la recta final de la presente temporada?

El año pasado tuvimos la suerte de mejorar el primer año, que habían quedado quintos, y en esta ocasión nos eliminaron en semifinales. Este año llevamos toda la temporada entre el primer y el segundo puesto; acabamos de ponernos terceros porque tenemos menos partidos que los equipos que van arriba. El domingo jugamos contra el F.C. Goa, que ya está eliminado, y si les ganamos, a dos partidos del final de liga estaríamos ya en ‘semis’ –vencieron 5-1 y ya tienen el puesto asegurado matemáticamente–. Sería un éxito, pero siempre insisto en que hay que mejorar lo que se hizo el año pasado, así que a ver si esta vez podemos llegar a la final.

Usted ya está asentado en la India, pero a su llegada, ¿a qué fue más difícil adaptarse?

No ha sido mi primera experiencia fuera de España. Cuando estuve en Azerbaiyán, un país musulmán, sí que tuve más problemas para adaptarme, ya que su forma de pensar y su religión les influía demasiado, al menos, en la gente a la que yo conocí allí; eran muy ‘radicales’. En cambio, en la India sucede todo lo contrario: es una sociedad que tiene muy poco, y ese poco te lo ofrece. No ven al extranjero como un enemigo o un pecador, sino que lo ven como una persona de la que aprender y en la que fijarse.

Vas por la calle y la gente te mira, porque eres el ‘raro’, y te preguntan si estás a gusto en su ciudad, te desean que todo te vaya bien con una sonrisa… cuando en Delhi, por ejemplo, el cuarenta por ciento de sus habitantes viven en la calle. No sé… te cambia la mentalidad, te vuelve mejor persona.

Desde 2013 y hasta hoy mismo, su trayectoria deportiva está marcada por etapas muy cortas en varios equipos de países distintos. Convertirse en un ‘nómada’ ¿le ha hecho mejor futbolista o mejor persona?

Mejor futbolista no, porque ya tuve la suerte de llegar a la élite en España y de jugar a muy buen nivel, así que yo creo que esta circunstancia me ha servido más bien para seguir creciendo a nivel personal. Habrá futbolistas que habrán ganado mucho más dinero y que habrán aprovechado mucho más el fútbol que yo, pero sí que es cierto que yo estoy aprovechando el fútbol para seguir manteniendo este lado aventurero que está creciendo y que emergió hace tres años. Esto me hace mejor: el Toni Doblas de 2013, que no había salido de España, es distinto al de ahora; ahora soy más completo.

Competitivamente, ¿cómo valora el nivel del fútbol indio?

Bien, se ve que van creciendo. Hay una regla por la que tienen que jugar cinco indios obligatoriamente en el once titular y eso sirve de ayuda. En cuanto a los extranjeros, es verdad que el primer año llegó mucha gente que llevaba tiempo sin jugar, pero ya no, ahora hay jugadores de mucho nivel en todos los equipos. Muchos rechazan contratos en otros sitios para venir aquí o para seguir compitiendo en esta liga.

“Habrá futbolistas que habrán ganado mucho más dinero, pero yo estoy aprovechando el fútbol para mantener mi lado aventurero”

Al norte de la India, se está formando un gigante  futbolístico en China, con unas cifras de fichajes y salarios que recuerdan a equipos y competiciones del más alto nivel. ¿Qué impacto tiene este factor en el desarrollo del fútbol indio? ¿Afecta a la captación de talento por parte de la Indian Super League?

La liga termina aquí a finales de diciembre, que es cuando en la liga china están buscando jugadores. Tengo muchos amigos agentes que me han preguntado cosas como, por ejemplo, si conozco a dos delanteros que estén bien para llevarlos a China, que están interesados. Yo les digo que aquí hay jugadores de mucho nivel, y les he llegado a proponer dos en los que he pensado.

Creo que la Indian Super League es un trampolín o un puente aéreo perfecto para jugadores que vienen de Sudamérica  o de Europa y se acercan a Asia. Esta es la quinta liga más vista del mundo, sobre todo porque son muchos, pero lo hacen bien, la verdad es que la organización es muy buena y hace que la repercusión sea grande.

Usted se marchó a la India a punto de cumplir 35 años. ¿Cree que es una liga para futbolistas veteranos o podría probar suerte allí un jugador joven? O si lo prefiere, se la reformulo de otra forma: el Toni Doblas con 25 años ¿se habría ido al Delhi Dynamos?

Hombre, si no hubiese tenido la oportunidad que tuve de jugar en mi equipo y en Primera División como fue en el Betis, quizás sí, porque yo en esa época tuve ofertas para irme fuera y ni mi club ni yo quisimos aceptarla. Ahora, los 35 años es una edad muy buena para un portero, y más aún cuando te vienes a jugar al fútbol indio, donde los futbolistas tienen unas cualidades físicas tremendas pero que tienen todavía que aprender técnicamente, así que nosotros les vamos enseñando.

Pero sí que es cierto que hay jugadores jóvenes, cada año están viniendo más. El año pasado llegó un colombiano, Stiven Mendoza, que fue el mejor jugador de la liga y que ahora juega en el New York City de la MLS, al que la India le sirvió para firmar un buen contrato.

Hay también jugadores veteranos, como Forlán, que la semana pasada metió tres goles. Pero no vienen a ‘arrastrarse’ y a firmar sus contratos, porque hay tanta competitividad que si no estás bien, no juegas. Hay muchos partidos seguidos, cada tres días, y el físico de un futbolista de unos 35 años, si no se cuida, no puede aguantar.

“La Indian Super League es el trampolín perfecto para muchos jugadores”

Hace unas pocas semanas veíamos una fantástica parada suya. ¿Se ve con cuerda para más años de fútbol?

Yo me encuentro bien. Nunca fui un portero muy espectacular y tuve que aprender a ser rápido, y mientras la rapidez me aguante, podré seguir. Es cierto que después de terminar mi primera temporada aquí competí al máximo nivel en Segunda B, y mientras el cuerpo aguante, quisiera mantenerme así. Ahora mismo, los entrenadores de porteros que hay son capaces de mantenerte al mismo nivel, y ya viendo que el final está cerca también me cuido mucho más. Así que mientras que pueda seguir jugando y me vea bien para competir, lo intentaré, pero eso siempre depende de que un club siga confiando en ti.

¿Prevé, por tanto, repetir su estrategia del pasado invierno y buscar otro club cuando termine la competición en la India?

Soy de los que piensa que los futbolistas y las personas veteranas son como los coches antiguos: si tú lo paras e intentas moverlo a los dos o tres meses, es más complicado; si lo dejas rodar, ese coche tiene mucho carrete. Así que yo lo intentaré, lo que pasa es que no es fácil, aunque es cierto que la cuestión no es económica, porque ya sé cómo está la Segunda B y yo soy una persona muy realista. Después de ver lo que veo en la India, escapa de mí que el dinero sea lo más importante, sino hacer lo que me gusta e intentar encajar en algún buen equipo. Y si no, tocará disfrutar de la familia e intentar seguir viviendo.

Con usted hay que hablar del Betis, su equipo. Su arranque de temporada ha reflejado muchas dudas y esto ha obligado al club a realizar un temprano cambio de entrenador. ¿Qué espera del Betis de Víctor Sánchez del Amo?

Lo cierto es que Víctor es como el alumno que se ha ‘comido’ al maestro. Todo el mundo lo recuerda por haber sido el segundo de Míchel en el Olympiacos, pero el Deportivo pasó por unos años muy complicados hasta que llegó él y le dio un poco de estabilidad, salvándolo en el último partido contra el Barcelona y haciendo una buena temporada al año siguiente.

Creo que Víctor tiene algo muy importante: ha sido futbolista hace muy poco y conoce perfectamente la Liga española, y yo creo que eso le va a ayudar. Desde el primer momento, ha sabido enganchar al aficionado del Betis, que es un club muy especial, y el ver que el entrenador está pendiente y es cercano a la afición, además de haber ganado el primer partido, le ayudará.

“Soy de los que piensa que los futbolistas veteranos son como los coches antiguos: si tú lo paras e intentas moverlo a los dos o tres meses, es más complicado; si lo dejas rodar, ese coche tiene mucho carrete”

Hablando ya como colegas de oficio, ¿cuándo le surgió esta decisión de hacerse periodista?

Siempre digo que a mí la vida me cambió en prácticamente un año. Cuando yo cumplí 17 años coincidieron dos cosas: la Selectividad y que el Betis vino a por mí y decidí irme. Así que lo de ir a la universidad y elegir la carrera de Periodismo pasó a ser mi hobby, aunque fueron unos años espectaculares y conocí a mucha gente muy interesante en la gente, mientras que lo que a su vez era mi hobby, que era el fútbol, pasó a ser mi trabajo y mi responsabilidad.

Esto hizo que yo fuera a entrenar por las mañanas con muchísima ilusión, como todo aquel que quiere perseguir su sueño, y que por las tardes yo me fuese con mis compañeros, como un estudiante más. Bueno, no era uno más, porque yo ya tenía un contrato con el filial del Betis, así que yo era el que invitaba a los cafés y el que tenía que pedir los apuntes. Pero me rodeé de muy buenos amigos que aún a día de hoy todavía sigo manteniendo.

No obstante, yo también fui un poco ‘dejado’, porque empecé yendo año a año con los estudios, pero el hecho de marcharme del Betis coincidió con unos créditos de libre configuración que eran por prácticas, y yo no podía hacerlas. Como yo no quería pedir ningún favor ni quería ningún trato especial como estudiante, esperé a que pudiese volver a Sevilla. Pero lo cierto es que tuve que lo tuve que terminar ya porque mi plan de estudios se volvía obsoleto, pero por suerte, convalidando solo tuve que hacer una, y me lo acabé el año pasado.

“Los medios han convertido al futbolista en una persona demasiado cercana, y las redes sociales tampoco ayudan a mantener la privacidad que tenía antes”

¿Qué rama del periodismo le interesa más?

Como todo el mundo sabe, yo puedo hablar mucho de fútbol, que es mi vida, aunque sí que me considero una persona informada de la actualidad y que podría opinar sobre muchas cosas, pero creo que el buen periodista es el que se especializa en lo que más sabe. En mi caso, mi vida es el fútbol, y podría tener una visión privilegiada porque lo he vivido desde muy dentro.

Como conocedor de la realidad que existe a ambos lados de la cámara, ¿cómo percibe que trata la prensa a los futbolistas?

Creo que el futbolista ha pasado a ser una persona demasiado cercana y que los medios se están centrando en cosas muy comunes, como el peinado de uno o los problemas con Hacienda de otro. Pienso que de fútbol ya se habla más bien poco, pero esto es algo que procede de la sociedad; es decir, que haya programas de prensa rosa que tenga más seguidores que un telediario o que un debate interesante dice mucho de nuestro país. Pero mientras haya personas que lo vean, todo esto seguirá estando.

Muchas veces oímos críticas del estilo de “Oye, llevamos 40 minutos y solo hablan de que Cristiano Ronaldo y su hijo se han hecho un selfi”. Yo creo que lo de las redes sociales tampoco ayuda a la privacidad que antes tenía el futbolista, pero bueno, es lo que vende. Al final el fútbol es el deporte rey porque si su equipo gana, a una persona que tiene problemas en casa se le olvida todo lo malo. La gente se pregunta: ¿por qué el fútbol mueve tanto a las masas? Porque te hace feliz, es así.

“Las personas sin inquietudes se quedan paradas, y yo tengo muchas inquietudes para seguir creciendo”

Durante nuestras primeras conversaciones vía WhatsApp, me comentaba que estaba dando ya sus primeros ‘pinitos’ en este oficio con colaboraciones en la revista ‘Panenka’. Detálleme un poco más cuáles serán estos primeros pasos.

Anteriormente, he colaborado en ocasiones con revistas y periódicos, enviando algunos artículos de opinión. Pero ahora es cierto que estoy más abierto a escribir, porque es algo que me encanta. Todo el mundo me suele decir que quizás lo haría mejor en la televisión, pero a mí me gusta mucho escribir, me gusta mucho la radio. Pero bueno, ya veremos; es ‘matar el gusanillo’ y quién sabe en un futuro, porque también tengo el Nivel 2 de entrenador y la intención de terminar, también de especializarme como entrenador de porteros… Al final, las personas sin inquietudes se quedan paradas, y yo tengo muchas inquietudes para seguir creciendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s