Quinto Penalti #17: Aarón

aarón ñíguez

El Tenerife está siendo uno de los equipos mejor posicionados para participar en el playoff de ascenso a Primera División. Los ‘chicharreros’ han ido de menos a más a lo largo de la competición, condicionados sobre todo por la gran cantidad de caras nuevas que llegaron en verano, pero una vez las piezas consiguieron encajar, el equipo ha subido como la espuma.

Uno de estos fichajes es Aarón Ñíguez Esclápez (Elche, Alicante, 1989). Canterano del Valencia y protagonista de una todavía breve carrera deportiva marcada por su paso por numerosísimos equipos, se ha convertido en una de las piezas fundamentales del Tenerife de Pep Lluís Martí y comienza a recuperar las sensaciones que en su día le convirtieron en uno de los jóvenes de mayor proyección de España.

Aarón es el hijo mediano de José Antonio Ñíguez, ‘Boria’, delantero que disputó prácticamente toda su carrera en Segunda División y en las filas del Elche. Sus otros hermanos son también futbolistas: Jony juega en el Alcoyano y Saúl lo hace en el Atlético de Madrid y en la Selección española. Este vínculo familiar con el fútbol ha generado una unión muy especial en el seno de la segunda generación de ‘Boria’.

A dos partidos para terminar la liga regular, el Tenerife ocupa puesto de playoff y es uno de los favoritos para disputarse el ascenso a Primera. ¿Como valora esta temporada del equipo?

Hasta el momento ha sido bastante buena. Hemos ido de menos a más, y es cierto que estamos cerca, o por lo menos tenemos la ilusión por conseguir un gran objetivo como es el playoff, pero la Segunda División es muy igualada, hay muchos equipos ahora mismo luchando por esos puestos y hasta el último partido no se va a decidir nada.

¿Está mentalizada la plantilla para la importante recta final que se avecina?

Sí, claro. Una vez que ya te sitúas en puestos de playoff a dos jornadas para terminar la temporada, aunque esté todo muy apretado, sabes que hasta el final puede entrar cualquiera. Tenemos que ir partido a partido y pensar que no va a ser nada fácil, porque en cualquier jornada se puede decidir el playoff.

¿Se esperaba en el club este rendimiento a principio de temporada, sobre todo tras el mal arranque?

Por lo menos el grupo siempre hemos tenido la mentalidad de ir partido a partido y, sobre todo, sabiendo que aunque las cosas no saliesen bien al principio, pensábamos que teníamos una gran plantilla.

A partir de ahí, la temporada nos ha ido poniendo donde creemos, y estamos muy ilusionados y seguimos pensando que tenemos plantilla para luchar por ese playoff y terminar jugándolo.

Habla usted de ilusión. ¿Percibe también esa ilusión en el entorno del club, en la isla?

Sabíamos de la masa social que tenía este club, y le hemos dado motivos para poder ilusionarse por luchar por estar en Primera División. La gente se ha volcado totalmente con nosotros, y hace varias jornadas que notamos que hay una ilusión enorme en la isla, vayas por donde vayas. Lo que nosotros intentamos siempre es darles motivos para que estén felices y confiados.

“La gente de Tenerife se ha volcado totalmente con nosotros, notamos una ilusión enorme en la isla”

¿Cómo valora el trabajo de Pep Lluís Martí como entrenador?

Lógicamente, yo tenía muy pocas referencias de él antes de llegar a Tenerife porque lleva poco tiempo entrenando, pero aquí he visto a un entrenador muy completo, muy comprensivo y que sabe gestionar muy bien el grupo. Pese a su corta experiencia, creo que los resultados están siendo muy positivos: personalmente, estoy feliz y contento por contar con su confianza y me siento muy cómodo a su lado.

Individualmente, ha logrado asentarse como un jugador importante en un claro favorito al ascenso. ¿Está satisfecho por cómo le están yendo las cosas y por el papel que tiene en este equipo?

Estoy muy contento aquí. Llegué tarde al equipo y me llevó tiempo recuperar la forma después de tres meses sin entrenar, pero cuando llegué a mi nivel empecé a tener la confianza del míster. Me siento feliz de poder aportar goles y asistencias para el equipo, también estoy contento en lo personal y lo familiar… todo hace que esté muy feliz en la isla.

A lo largo de su carrera ha pasado por muchas cesiones, muchos clubs y varios países. Ya que destaca la confianza que el Tenerife deposita en usted, ¿cree que esta le hizo falta para estabilizarse en otras etapas?

A mayores de esa confianza del míster, yo añadiría sobre todo el tema de las lesiones, que esta temporada me han respetado bastante. Lo habitual en mí era jugar dos o tres partidos y tener que descansar uno, dos, tres o incluso cuatro por sobrecargas o por roturas. Hasta este momento he tenido una única sobrecarga que me tuvo apartado diez días, y desde entonces no he tenido ninguna molestia más. Esto es algo que se nota mucho en un jugador.

Creo que más que hablar de mayor o menor confianza de los entrenadores, creo que ha sido más bien cosa de ese hándicap de las lesiones. En el Tenerife he podido estar disponible, entrenar siempre y estar a mi nivel.

“Lo habitual en mí era jugar dos o tres partidos y tener que descansar uno, dos, tres o incluso cuatro por sobrecargas”

Usted era canterano del Valencia y disputó muchos partidos con las categorías inferiores de España. ¿Cree que esta falta de regularidad por las lesiones afectaron a su proyección como futbolista?

A tiempo pasado diría que sí, pero nunca se sabrá si las lesiones han influido en que me fuese mejor o peor. Pero es cierto que en los momentos puntuales, esos en los que tienes que tener un poquito de suerte, las lesiones me han marcado un poco. Cuando tenía la oportunidad de jugar en Champions, Liga o Copa del Rey con el primer equipo del Valencia, llegaba una lesión. Luego empecé a tener minutos fuera –jugó cedido en el Iraklis y el Rangers– y me sentí muy cómodo al llegar a Vigo, ya que Eusebio Sacristán confiaba en mí, pero llegó una grave lesión. Y luego también es el volver a empezar…

Quizás las lesiones me han marcado un poco, no sé si para bien o para mal, pero me han forzado a hacer varios parones en mi carrera deportiva, cuando lo que se necesita es constancia.

¿Cree que todavía tiene una cuenta pendiente con la Primera División?

Todo futbolista, o por lo menos aquellos que estamos más habitualmente en Segunda División, tenemos la ilusión de jugar lo más arriba posible cuantos más años, mejor. Yo solo he estado dos temporadas en la Primera española, así que sé que hay que partir de la base de que para poder llegar ahí hay que jugar buenas temporadas en Segunda. A día de hoy, estoy en Segunda División, me siento muy feliz y contento, y si la próxima temporada estoy en Primera, perfecto, y si no me toca, también.

“Las lesiones me han afectado en todos esos momentos de mi carrera en los que necesitaba tener un poquito de suerte”

Al final, lo que de verdad tiene que importar es la felicidad, el sentirse a gusto. Es obvio que todos los futbolistas luchamos por estar en Primera División, pero no es algo que a mí me preocupe.

De Paterna ha salido gente importante para el fútbol como Bernat, Alcácer, Jordi Alba, Isco, Raúl Albiol, Silva o Gayà, y la producción de talentos parece que continúa con Carlos Soler y Toni Lato, entre otros. ¿Que hace tan especial al trabajo en cantera del Valencia?

Yo he estado en la cantera del Valencia hace unos cuantos años, pero todavía mantengo el contacto y estoy al corriente del trabajo allí. Sin duda, es de las mejores de España, se le ha sacado mucho rendimiento, aunque pienso que aún se le podría estar sacando mucho más, pero esto es muy complicado con los ritmos que exige el fútbol en la actualidad.

Parece que la cantera continuará siendo una parcela importante en el proyecto de futuro del Valencia, ahora que el club ya no se pueden permitir los gastos de hace cinco o diez años. ¿Cree que es acertada esta política?

A mí me gustaría que fuesen todos los clubs los que apostasen más por sus categorías inferiores, pero está claro que el Valencia es el club donde yo me he formado y al que le debo todo, así que me gustaría que no considerase a los canteranos como un simple recurso para cubrir una necesidad porque el club esté en una determinada situación. Lo que deberían hacer es valorar de igual forma a los de dentro y a los de fuera.

Usted es uno de los tres integrantes de los ‘Boria’, los tres hermanos Ñíguez Esclápez que ejercen actualmente como futbolistas profesionales. ¿Cómo es la relación entre Jony, Aarón y Saúl?

La relación entre los tres hermanos es muy buena. Todos somos y piezas fundamentales en las vidas de los otros, tanto en el fútbol como en lo personal; pensamos que nadie se considera mejor que nadie –uno juega en Primera División, otro en Segunda y otro en Segunda B–. Sobre todo, la clave de esta buena relación es que siempre nos apoyamos en los peores momentos y cuando son muy buenos, los disfrutamos juntos.

“El Valencia no debería considerar a sus canteranos como un simple recurso para cubrir una necesidad”

Los tres participan en una ‘competición’ donde cuentan sus goles y entregan un premio muy particular. ¿En qué consiste?

Desde hace cuatro o cinco años, entregamos cada Navidad a modo de broma un ladrillo o una bota vieja pintada de oro al que menos goles haya marcado de los tres, como ‘premio’. No recuerdo si la primera vez se lo llevó Jony o me lo llevé yo, pero lo hemos seguido haciendo porque nos parece gracioso y genera un pique muy sano entre los hermanos.

Este año da la casualidad de que los tres estamos marcando bastantes goles. Jony fue el ‘pichichi’ de su equipo y Saúl y yo llevamos buenas cifras, así que estamos contentos, porque lo normal era que al final Jony llevase cero, Saúl cuatro o cinco y yo uno o dos.

Se podría decir que es un buen año en clave ‘Boria’.

Sí, al final el Atlético de Madrid ha hecho una gran temporada, el Alcoyano disputó la fase de ascenso y el Tenerife está peleando por estar arriba, y los tres estamos disfrutando de minutos y de confianza, así que lógicamente estamos felices y contentos por esta temporada.

¿Cómo vive la familia este ambiente continuamente futbolero?

Es el ambiente que se ha vivido desde siempre. Como es de esperar, hablamos muchos de fútbol y nuestros padres viajan mucho para vernos jugar a todos siempre que pueden. Como estamos cada uno en un sitio, cuando tenemos vacaciones, días libres o podemos escaparnos, nos juntamos. Nos echamos de menos mutuamente, pero bueno, es lo que tiene este trabajo.

Centrándonos en Saúl, ¿qué futuro le ve en el fútbol de élite?

Es cierto que lleva una progresión enorme, que está muy bien considerado en el Atlético de Madrid y que cada partido crece más, pero él sabe que tiene que seguir trabajando como lo ha hecho siempre, sin pensar en nada más que en disfrutar del fútbol y de lo que está viviendo.

Lo que tenga que llegar llegará, y sobre todo lo que más me importa como hermano mayor suyo es que sea feliz; hoy en día es feliz, entonces me siento tranquilo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s